top of page

¿Qué son las ciencias del comportamiento?

Conoce los fundamentos de la disciplina que revolucionó la forma de entender la toma de decisiones.


Ciencias del comportamiento


Las ciencias del comportamiento son un grupo de disciplinas que estudian el proceso de evaluación de información, toma de decisiones y conductas de los humanos. Estas incluyen diferentes áreas de estudio como la psicología, neurociencia, antropología, sociología, la economía conductual, entre otros. 


En los últimos años, las disciplinas más representativas de las ciencias del comportamiento son la psicología y la economía conductual. Por un lado, la psicología se enfoca en el estudio de la mente, el comportamiento y los procesos mentales de las personas. Por otro lado, la economía conductual nace de la integración de la psicología y la economía, y estudia las maneras en que las personas nos desviamos de la forma normativa de tomar decisiones.


¿Cómo llegan a unirse la psicología y la economía?

A partir de la década de los 50, diferentes economistas identifican fallas en los supuestos de la economía tradicional y los modelos utilizados.


La economía tradicional suponía que:


  1. Las personas toman decisiones de manera racional y lógica, buscando siempre maximizar su utilidad.

  2. Los individuos tienen acceso completo a la información relevante y son capaces de procesarla de manera óptima.

  3. Las decisiones son independientes y no están influenciadas por la forma en que se presenta la información.

  4. Las preferencias y juicios de valor de las personas son estables y consistentes en el tiempo.


Sin embargo, los seres humanos no tomamos decisiones de esa manera. Herbert Simon propuso que tenemos una “racionalidad limitada” y que en entornos complejos y con información incompleta, las personas tomamos decisiones satisfactorias en lugar de optimizadas. Además, demostró que las decisiones humanas pueden estar influenciadas por restricciones cognitivas y ambientales. 


Asimismo, en los años 70, Amos Tversky y Daniel Kahneman mostraron que los seres humanos están sujetos a sesgos cognitivos y errores sistemáticos en sus decisiones. Ellos destacaron que las personas a menudo toman decisiones basadas en atajos mentales y patrones de pensamiento, en lugar de un análisis exhaustivo de la información disponible. Demostraron que la presentación de la información puede afectar significativamente las decisiones de las personas. 


De esta manera, quedó demostrado que existían fallas en los modelos económicos tradicionales y que la inclusión de la psicología permitía una comprensión más precisa de cómo es que los seres humanos tomamos decisiones. 


Entonces, ¿cómo es que tomamos decisiones?

Contradecir los supuestos de la economía tradicional no significa que los seres humanos tomemos malas decisiones, simplemente significa que lo hacemos de manera distinta. 


Simon propone que ante limitaciones de tiempo, capacidad de procesamiento, distracciones del ambiente y emociones y pensamientos; nuestra mente tiene una plan para resolver estos problemas: “Satisficing”. Es una combinación de las palabras "satisfy" (satisfacer) y "suffice" (suficiente), y es un enfoque pragmático en la toma de decisiones, en contraposición a la búsqueda de la solución óptima. Así pues, en lugar de aspirar a la perfección en el proceso y sus resultados, el Satisficing se enfoca en encontrar soluciones que sean ‘suficientemente buenas’ para alcanzar el objetivo.


¿Qué mecanismos cognitivos hacen posible el Satisficing?

Para responder esa pregunta es esencial conocer un importante concepto en las ciencias del comportamiento: El sistema dual de pensamiento. Al examinar cómo tomamos decisiones, es crucial determinar si estamos operando con el Sistema 1 o el Sistema 2.


El Sistema 1 y el Sistema 2 de pensamiento fueron popularizados por Kahneman en su libro Thinking Fast and Slow. Esta idea propone que nuestra mente toma decisiones mediante uno de los dos sistemas de pensamiento, uno rápido y uno lento.


Por un lado tenemos el Sistema 1. Es rápido, intuitivo y automático. Opera con poco o sin esfuerzo y no hay sentido de control voluntario, lo que a menudo nos lleva a soluciones 'suficientemente buenas' sin analizar exhaustivamente todas las opciones. En el contexto del satisficing, este sistema podría ser responsable de identificar rápidamente una opción que cumpla con los criterios mínimos. En contraste, el Sistema 2 es lento, deliberado y analítico. Es consciente y hay intención en su funcionamiento, requiriendo esfuerzo. Es el sistema que utilizaríamos si estuviéramos buscando la solución óptima. En la toma de decisiones, este sistema podría ser empleado para evaluar cuidadosamente las opciones y seleccionar la mejor.


¿Qué tácticas utilizamos al tomar decisiones cotidianas?

Cuando utilizamos el Sistema 1, que suele ser bastante frecuente, las personas empleamos hábitos y atajos mentales o reglas de decisión sencillas y rápidas para tomar decisiones. Estas reglas se conocen como heurísticas. Por ejemplo, una heurística común es la “validación social”; cuando no sabemos qué hacer, solemos mirar lo que hacen los demás y seguimos su ejemplo. Imaginemos que estamos en una ciudad desconocida y queremos comer, pero no tenemos el tiempo ni la capacidad de revisar cada opción en Google Maps, de pronto vemos un restaurante donde hay una cola de personas y decidimos que “si hay tanta gente, debe ser bueno”, así que nos colocamos en la cola también. Hemos tomado una decisión utilizando un atajo mental.  


Las heurísticas son herramientas útiles, que nos han acompañado generación tras generación. Sin embargo, en muchas ocasiones, no son el camino más adecuado para tomar una decisión. Cuando las heurísticas nos llevan a cometer errores sistemáticos, se les conoce como sesgos cognitivos.  


Aprenderemos más sobre los sesgos cognitivos en la siguiente entrega. 


El artículo en un párrafo.

Las ciencias del comportamiento estudian cómo procesamos información, tomamos decisiones y actuamos, combinando psicología, economía conductual, entre otras disciplinas. Revelan que, en lugar de ser puramente racionales, nuestras decisiones a menudo son "suficientemente buenas" debido a limitaciones de tiempo e información, un concepto conocido como "satisficing". Los trabajos de Herbert Simon, Amos Tversky y Daniel Kahneman destacan dos sistemas de pensamiento: el rápido e intuitivo Sistema 1, y el lento y reflexivo Sistema 2, que juntos explican cómo recurrimos a atajos mentales y enfrentamos sesgos cognitivos.

Kommentare


Die Kommentarfunktion wurde abgeschaltet.
bottom of page